martes, 23 de diciembre de 2008

Aroma a vainillas...

Cantaba un villancico hace poco mas de 20 años ya, sentada en una ventana mirando con ansiedad como se ocultaba el sol. Esperando el caer de la noche, con mi vestido blanco y zapatos de charol.
En la cocina se olia a vainillas, no recuerdo bien que postre era, y habia un tenue aroma de chocolate y miel que inundaban el ambiente.
Que anhelos que tenía de recibir ese regalo que el niño Dios me obsequiaria en el dia de su cumpleaños. Me preguntaba porque un bebé regalaria sus cosas si era su cumpleaños!
Era hermoso como imaginaba que Él bajaría en una nube dejando regalos bajo ese gran árbol adornado con una imponente estrella y alguna que otra cartita mia con dibujos por allí..

No sé en qué momento se perdió el niño Dios y dejó de bajar en su nube para dejarme regalos bajo el árbol.
A veces pienso que fue cuando deje de sentarme en la ventana a cantar villancicos, y deje lo importante de lado para ocuparme de lo urgente; olvidando cuán urgente es para mi corazón volver a tener esperanzas, anhelos sinceros, ilusiones y sueños..

Me encantaría encontrar bajo mi pequeño arbol al lado de mi pesebre algún regalito sorpresa, pero sé que quizás no baje en su nube a dejar un regalo, quizás estará sentado a mi humilde mesa compartiendo el pan y brindando por su día.

Aquí, hoy en medio de la vorágine de mi trabajo, me di cuenta que hay aroma a vainilla y miel de una pequeña vela sobre mi escritorio, y recordé súbitamente esa tarde que me lleno de esperanzas, de postres y chocolate..
Mañana no habrá postres, y quizás no halla chocolates, probablemente un pollo y una rusa, pero en mi corazón estarán esos aromas de infancia...
Te invito, hagamos un lugar mas en nuestra mesa, yo lo hare...

Feliz Navidad!!

2 comentarios:

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

MUCHISIMAS FELICIDADES QUERIDA Y QUE EL NIÑO DIOS TE COLME DE BENDICIONES

Carver dijo...

Feliz Navidad!!!

un abrazo